MANEJAR PROBLEMAS

un experimento por David Lang


Probablemente hay épocas en nuestras vidas en que las cosas se deshacen con tal evidente determinación que nos vemos obligados a renunciar a nuestras identidades sociales asumidas y volver a Casa, a la única identidad que permanece - ¿Quiénes somos realmente? Estas experiencias pueden ser la fuente del consejo a menudo dado en los talleres del "ver", de que una buena manera de recordar quiénes somos es tener algunos problemas. Para que cuando nuestras vidas no están yendo bien, incluso en formas menos extremas, siempre podamos encontrar el lugar de refugio donde no hay nada que salga mal.

Sin embargo, en mi experiencia, los problemas no siempre me traen a casa; no es un hecho dado. Y no es que yo tenga pocos problemas. Mi mundo parece inundado con ellos a veces. Siendo este el caso, he sentido la necesidad de algún tipo de herramienta que pueda utilizar para ayudarme a volver a casa cuando me enfrento a un problema. Dado que las ayudas más eficaces para mí son ejercicios de taller, donde tengo que experimentar y no sólo pensar, he tratado de armar un ejercicio (utilizando partes de los ya existentes) que pueda utilizar como guía cuando la vida es difícil. El resto de este ensayo te llevará a través del ejercicio, como si lo estuvieras haciendo. Por supuesto, usted conseguirá el máximo provecho de él si, después de haberlo leído, lo prueba.

Para empezar, elige un problema que tengas. Puedes escribirlo en un pedazo de papel y luego mantener el papel en la mano izquierda, o te puedes imaginar que la mano izquierda representa el problema. En cualquier caso, levanta tu mano izquierda a unos 45 grados en frente tuya, un poco a la izquierda, y mirar el problema que hay en el extremo de su brazo. Observa lo complejo que es, lo temporal que es en el sentido de que tiene un principio, y lo parcial que es en el sentido de que, a pesar de que pueda parecer grande, está de hecho exhibido en un fondo más grande. Observa también que inspira o atrae a tus sentimientos de ansiedad o depresión, o al coraje y la determinación. Pero, sobre todo, observa que el problema está ahí fuera en el mundo, en el extremo de tu brazo.

El segundo paso, mientras todavía estás buscando el problema en el extremo de tu brazo, lleva tu atención al brazo, más allá de tu codo, al hombro en sombra en la parte inferior de la imagen y luego a la derecha de la imagen en el vacío. Al final, cerca de tu brazo, ¿hay una cabeza, u otra parte, o nada en absoluto agarrando o lidiando con un problema? ¿No es el espacio que estás mirando tan vacío y claro que no hay nada aquí que vaya mal; en otras palabras, que no tiene problemas? ¿No están los sentimientos asociados con el problema atados al problema en vez de en el espacio? ¿Es que no van y vienen con el problema? No importa cuál sea el problema, ¿acaso no puedes viajar hacia abajo del problema y de todas sus implicaciones, hacia el alivio y refugio de quién realmente eres? Asediado, por así decirlo, por los problemas, ¿no vives en la fortaleza inexpugnable de tu verdadera naturaleza?

Esta observación no hace desaparecer el problema, pero lo coloca donde debe estar y donde mejor se puede manejar. Se deja claro que aquí está mi identidad y no es el problema, y que quien yo soy - y mi verdadera autoestima - no está a merced de cualquier problema confuso o preocupante que esté tratando.

Esto de ninguna manera es una excusa para ignorar o negar el problema. Del mismo modo que sigues mirando a tu mano izquierda mientras desciendes al Vacío en el ejercicio, mantén la vista en el problema, pero desde el punto de vista de estar libre de problemas. Tampoco se trata de una forma de renegar de tus problemas. Tu brazo, con la mano en el final de la misma sosteniendo el problema, es como un árbol que se eleva fuera del Vacío.

Las raíces del problema yacen en el suelo de tu verdadera naturaleza, y cuando ves Lo que eres, bajas del árbol a la raíz del problema, y no subes fuera de ella. Aquí es donde el problema se origina en última instancia; el Vacío es tan esencial para el problema como las raíces son para el árbol.

¿Existe el peligro, sin embargo, que mi descenso al Vacío sin problemas se convertirá en una caída a la trampa de quietismo y la resignación? No si sigo distinguiendo entre el extremo lejano y el extremo más cercano de mi brazo. Porque, después de haber bajado por mi brazo al Vacío sin problemas, no dejo necesariamente ir el problema de mi mano. Mi mano sigue manteniendo el problema, y sigo mirando y trabajando para resolverlo lo mejor que pueda, usando todas las herramientas disponibles para mí. Al mismo tiempo, sin embargo, me doy cuenta de algo muy diferente en el extremo cercano de mi brazo: aquí, no sólo no hay ningún problema para retener, pero no hay una mano para sostener el problema. Aquí, no puedo dejar ir porque nunca se ha aferrado. Sin mano, sin agarre, sin liberación del agarre. Así como para amar estoy construido de forma abierta, también para los problemas estoy construido rendido - pero de una manera que facilita todo tipo de resolución de problemas, ahí fuera donde se manejan los problemas.

El tercer y último paso en el ejercicio se refiere a la otra cara de los problemas - las soluciones. Manteniendo tu mano izquierda, levanta la mano derecha casi al mismo ángulo, pero un poco a la derecha, mírala, e imagina que representa una posible solución futura al problema de tu mano izquierda. Observa cómo la solución será necesariamente temporal, sujeta a revisión o simplificación, y finalmente obsoleta. Y así como el problema atrae sentimientos, también lo hace la solución: sentimientos de éxito, confianza, o alivio. Pero subyaciendo a todas estas características está el hecho de que la solución (como el problema) están ahí fuera en el mundo, al final de tu brazo. Desciende del brazo al Vacío y encontrarás tu verdadera naturaleza, tan desnuda de soluciones, como de problemas. No sólo eres libre de problemas, pero también lo eres de soluciones! Y al igual que estás en la raíz del problema, también lo estás en el origen de la solución. Cuando llegas a casa, al Vacío, llegas al gran almacén de soluciones. Qué lugar tan práctico para llegar - a la brecha que une el problema a su solución, la brecha que es a la vez la causa del problema y la fuente de la solución! De hecho, este lugar es bastante impresionante, porque aquí encuentro la causa última de todos los problemas, y la fuente última de todas las soluciones. Es como una llave maestra que abre el secreto interno de todas las resoluciones de problemas.

¿Cuál es el secreto interno? Tal vez es que mientras yo no quiera cambiar los problemas a soluciones, y que mientras las soluciones que yo pongo nunca permanecen en estado satisfactorio (incluso pueden convertirse en nuevos problemas), es justo Aquí donde ya tengo lo que realmente quiero. El verdadero y liberador secreto subyacente a mis problemas es que, si bien en su propio nivel son sólo parcialmente resolubles, Aquí, por debajo y entre y en el interior, la resolución es perfecta. Esa resolución está siempre disponible, Aquí, cuando veo Lo que soy.

Hay una cuestión más que este ejercicio me ayuda a aclarar, y es el conflicto entre mi voluntad personal y la voluntad de Dios. ¿Cómo sé que lo que quiero es lo que Dios quiere? Para responder a esta pregunta, miro a mis manos otra vez. Fuera hay problemas y soluciones, la acción, el esfuerzo, la fuerza de voluntad. Ahí fuera están todos los deseos y satisfacciones de mi vida. Miro cerca al espacio entre mis brazos. Aquí hay no querer, no-hacer, no-voluntad: "conciencia sin elección". Estos brazos alcanzan hacia fuera en el mundo de la voluntad y la acción no desde mi cabeza, sino desde el Dios vacía. Estos brazos son los brazos de Dios y hacen la voluntad de Dios. Y así como Dios mueve la izquierda como la derecha, de la misma manera hace Dios, ahí afuera, a su voluntad, los problemas como las soluciones, porque los dos son inseparables, dos extremos de un balancín que descansa sobre el punto de apoyo que es la voluntad de Dios. Lo que realmente quiero depende de Quién soy, y cuando miro Aquí, bajando ya sea desde el problema o desde la solución, hacia la Deidad, traigo mi voluntad personal en línea con la de Dios y digo sí a ambas. En ese momento, Dios vive y realiza su voluntad a través de mí.

El diagrama representa el tema central de este ensayo, que es, en palabras de Ramana Maharshi, que la solución a mi problema es ver quién lo tiene. Aquí está el alivio y la perfección. Aquí está la rendición, no renuncia. Aquí, en última instancia, está la voluntad de Dios, no la mía. Al igual que el diagrama, el ejercicio es también un mapa - simplificado, general, sirviendo nada más que como ayuda. Sin embargo, en cierto sentido también es el viaje en sí, ya que cuando viajo esa poca distancia desde el problema con el que estoy lidiando hacia el espacio libre de problemas aquí, me paso al lugar en el que la cuestión fundamental que todos los problemas plantean - ¿Quién soy yo? - se resuelve."


Headless on Youtube
Click here for workshops with Richard Lang
Click here for details on the next Summer Gathering in the UK
Click here for information on online hangouts
Click here fora free e-course
The Youniverse Explorer is now available
Click here for our online shop
Click here to get the free Headless iPhone app
Click here for downloadable videos of Douglas Harding
Click here for the Latest News
Click here to Donate