Descubriendo Quien Eres.

El siguiente artículo fue escrito por Douglas Harding como parte de un folleto para una serie de talleres organizados por Werner Erhard of Est a mediados del los 70. Durante este viaje Douglas Harding dirigió talleres a través de los Estados Unidos y Londres.



1. Coge una cartulina y haz en ella un agujero del tamaño de una cabeza, luego ponla delante de ti.

2. Mira lo vacío que está el agujero, y como está lleno de la escena. Ahora lentamente póntelo hasta que tu rostro encaje en el agujero. ¿Está todavía vacío? ¿Qué le ha pasado a sus fronteras?

3. Intenta ponértelo de nuevo para asegurarte que, ahí mismo donde tú estás, está este vacío ilimitado que puedes llenar con cualquier cosa que te guste. ¡Esto es lo QUE TÚ eres!

  • Pero (puede que digas) puedo sentir mi cara. ¡De acuerdo! Toca toda tu cabeza y tu rostro y mira si puedes llenar tu espacio con una cosa coloreada, opaca, complicada y limitada en la que vivas. ¿Cómo se está ahí dentro, es oscuro, pegajoso, pequeño? ¿No eres igual de transparente, sin rostro, abierto e inmenso como siempre fuiste, con un montón de sensaciones en las regiones más cercanas de tu inmensidad?
  • Pero (puede que sigas diciendo) no puedo fiarme sólo de la visión. ¿Cómo podrías mostrar esto a una persona ciega? Cierra tus ojos, abandona memoria e imaginación, y date cuenta si tienes alguna clase de límites ahora. ¿Estás en una especie de caja? ¿No eres más bien como un espacio-silencio para que estos sonidos sucedan en ese espacio; espacio para esas sensaciones pasajeras de calor, presión, etc., este flujo de sentimientos y pensamientos? Simplemente espacio o capacidad, ¡pero ahora consciente de sí como eso!
  • ¡Pelando La Cebolla!
  • Pero (puede que digas) que todos los demás pueden ver aquí a un ser humano. Todo depende de a qué distancia se encuentren. Visto desde una distancia de 1.000.000 años luz apareces como una galaxia (La Vía Láctea), desde una distancia de 1 año luz se te ve como una estrella (el Sistema Solar), a la distancia de 100.000 millas como un planeta (La Tierra), a 3 metros de distancia apareces como un humano, a 0,0254 milímetros como una célula. Más cerca aún puedes verte como moléculas, átomos, partículas… Sólo tú puedes completar la historia exterior y verte a ti mismo desde la distancia 0, como No-cosa o Nada, y Aquí está la Realidad central, de la cual todas aquellas vistas son tus apariencias.
  • Pero (puedes seguir alegando) siento que soy un ser humano. Algunas veces. ¿No eres a veces capaz de identificarte con tu familia, con tu país, organización, especies, o planeta (en caso de amenaza desde el espacio exterior) y no morirías por ellos (como hombre o mujer)? Y en tus mejores momentos, ¿no abrazas el universo? Otras veces, ¿no te limitas a decir que te duele un diente? Tomas la responsabilidad de llegar a ser tanto del mundo como quieras y elijas, porque ya eres todo ello. Así que tus sentimientos sobre ti mismo son tan flexibles y variables como tus apariencias. Son apariencias que nunca dejan de cambiar.
  • Me da igual (insistes), pertenezco, físicamente, a la capa humana de la cebolla. Como un mero cuerpo humano tú no existes. ¿Qué es ese cuerpo sin su estructura de células, moléculas, átomos, partículas? Podrías prescindir de un riñón, un pulmón y tus cuatro extremidades, pero ¿qué pasaría si tu Tierra y el Sol fuesen amputados? La totalidad de tu cuerpo es el Todo. Así como para tu mente, ¿no cubren tus pensamientos y sensaciones todas las capas de la cebolla, desde su esencia vacía?
  • ¿Pero qué le sucedería a las relaciones personales, al amor, a toda comunicación, si yo desaparezco? Mira el rostro de un amigo. Abandona memoria e imaginación, ¿hay algo ahí donde tú estás con lo que se bloquee esa cara? ¿O estás vacío para él o ella? ¿No estás construido abiertamente, creado para la bienvenida, para el amor?

¿Desarrollándose o estancándose?

Hay cuatro etapas en tu desarrollo:

1. Como BEBÉ eras para ti mismo una No-cosa o Nada. Como cualquier animal, no tenías rostro, eras inmenso y libre, inseparable de tu mundo, sin ser consciente de todo ello.

2. Como NIÑO eras para ti mismo una No-cosa o Nada y algo.

Aprendiste a mirarte a unos pocos metros de distancia "a través de los ojos de los otros" y verte a ti mismo como un ser humano, de hecho uno en especial. Llegaste a identificarte con esa cara particular en tu espejo, y a contestar al oír su nombre. Y sin embargo, para ti mismo, seguías siendo libre, sin cabeza, un espacio ilimitado en el que el mundo podía suceder. Puede que ocasionalmente llegaras a ser plenamente consciente de tu espacio, de ti mismo-como-tú-te-ves-a-ti-mismo (una niña o niño es capaz de preguntar por qué los otros tienen cabezas y él o ella no, o protestar diciendo que ella no es una niña o un niño - ¡ella no es así en absoluto! - o puede declarar que ella o él no es nada, que no está presente, o es invisible). Ambas visiones de ti mismo - la exterior como una cosa pequeña y la interior como esta vasta Nada o No-cosa - son verdaderas y necesarias.

3. Como PERSONA MAYOR (supuestamente adulta) eres ahora para ti mismo esa cosa pequeña.

La visión aprendida de ti mismo desde fuera, ha llegado a ensombrecer y prácticamente a ocultar la visión original de ti mismo desde dentro. Te has estancado en vez de crecer. En vez de contener tu mundo, ahora él te contiene a ti - lo que queda de ti. Así que, reducido a ser la totalidad de la representación, a sólo una diminuta parte de la misma, no es extraño que te vuelvas codicioso, rencoroso, asustado, vencido, cansado, tenso, que hayas perdido contacto con tu Fuente y que te hayas vuelto un poco loco:

Codicioso - al intentar recuperar y acumular, a cualquier precio, tanto cuanto sea posible de tu imperio perdido,

Rencoroso o agresivo - al intentar vengarte de un orden social que te ha bajado los humos cruelmente,

Asustado y solitario - al verte como una mera cosa a merced de las otras cosas y en lucha con ellas,

Vencido - porque trabajar para este algo individual conduce al fracaso seguro: el final probable de nuestros asuntos, incluso los más "exitosos", es la desilusión; el final cierto, la muerte,

Cansado - por la gran cantidad de energía gastada en la construcción, mantenimiento y ajuste constante de esta caja imaginaria en la que vivir,

Tenso, solemne, artificial, falso - porque actúas para impresionar, no para expresar,

No creativo - porque te desalineas de tu Fuente y Centro y te ves como un mero efecto particular,

Loco - porque "ves" algo que no está ahí e imaginas (en contra de toda evidencia) que eres a 0 metros lo que pareces a 2 metros de distancia - o sea, un montón de materia sólida, opaca, coloreada y definida. ¿Cómo puedes estar sano si tu vida y tu mundo, si el mismo Centro se ha vuelto loco?

En la medida en que no te ves aquejado de estas múltiples dolencias, tu corazón sigue siendo "el de un niño pequeño", en contacto más o menos inconscientemente con esa verdad que eres.

4. Como un ADULTO (verdaderamente adulto) eres para ti No-cosa o Nada y todas las cosas.

Si estás estancado en la Etapa 3, el tuyo es un caso de desarrollo detenido. Los experimentos muestran lo simple y natural que es continuar hasta la siguiente etapa y crecer realmente. De hecho, llevando a cabo los experimentos y comprendiendo lo que dicen, ya estás en la Etapa 4. ¡Felicidades!

La Etapa 4 no es, como la del bebé, perderte a ti mismo en tu mundo. Ni, como algunos meditadores hacen, encontrarse a sí mismo dentro y dejando a un lado el mundo. Se trata de mirar simultáneamente en tu Espacio y a lo que lo llena - dos formas de atención. Esto quiere decir que no te queda nada que puedas dejar fuera el mundo - ¡y es todo tuyo!

Y esto quiere decir que vas a tomar la responsabilidad por aquellos "otros" de ahí fuera, por el sufrimiento de la humanidad, la Tierra viviente, hasta el final de la Totalidad - porque estás situado en la Fuente vacía de todo ello. Pero no te cruzas de brazos. Te encuentras amando y sirviendo a tu vecino (¿Y quién no es sino tu vecino?) como a ti mismo, porque él o ella son tú mismo.

Y, tarde o temprano, puedes descubrir que tu objetivo global es ayudar a él o a ella, y a toda la humanidad, y en última instancia a todos lo seres, para llegar a esta Etapa 4 y crecer realmente. Este es un gran trabajo, la aventura más difícil de todas. (Paradójicamente es también la más fácil, es cosa ya segura ver que, de todos modos, ningún ser se extravió alguna vez de su Hogar o abandonó su Fuente.) Mientras tanto tu propia entrada en la Etapa 4 es natural y obvia. Todo lo que tienes que hacer es mirar al lugar que ocupas ahora mismo, a lo que está a 30 centímetros de estas palabras, y acoger este artículo en la pantalla. Poco después acogerás a la gente a tu alrededor, las casas, animales, estrellas, todo… a tu placer.

Ya eres un adulto y ya no más un Estancado.

De nuevo, ¡felicidades!

En la Práctica. Sí, lo tengo. Pero ver Qué/Quién soy viene a intervalos. ¿Cómo mantener y fortalecer esta visión?

De tres maneras:

1. Saca el máximo partido a las técnicas que remiten tu atención a este punto olvidado en el Centro de tu Universo. Se dan algunos simples recordatorios más abajo. Con el tiempo todo lo que experimentes te lleva de regreso a ti mismo, su Fuente, y la vida se torna un "gran ejercicio de taller".

2. Pasa tanto tiempo como sea posible con amigos que compartan esta visión. La condición es infecciosa.

3. Sobre todo, trabaja con tales amigos - realizando la más humilde y la más grandiosa de las tareas - llegar a la meta cuyo objetivo último no es “tu propio" logro, sino el del mundo. Lo maravilloso de esto es que lo que es lo mejor para el mundo es lo mejor para ti - la mejor terapia, disciplina, trabajo, diversión - ¡porque tú eres el mundo! Y esto incluye todos los recursos del mundo de la ciencia moderna, comunicación, conocimientos de organización. Si te tomas en serio esta gran empresa no descuidarás de ninguna manera lo que te lleve a buen fin.

Es muy posible que la supervivencia de las Especies - por no decir su progreso - dependa del desarrollo hasta la Etapa 4 dentro de un periodo de tiempo relativamente corto, de modo que esta etapa sea considerada como la norma, el estándar en el que la madurez sea reconocida. Esto no significa que todo el mundo, o incluso la gran mayoría, alcance esto rápidamente. (Después de todo, aunque la Etapa 3 - La Persona Mayor - es ahora considerada como normal, un gran número de personas están más o menos en la Etapa 2, y todavía no son capaces de verse claramente a ellos mismos desde ahí, como cosas que son en el mundo).

Recordatorios

Cara-a-No-cara. Gran parte de tu tiempo lo gastas con gente - o imaginando que estás confrontándoles cara-a-cara, o viendo que nunca ha sido así en absoluto. El más disponible de todos los indicadores o recordatorios es también la mejor receta para las buenas "relaciones personales".El Ojo único. ¿Cuántos ojos tienes ahora mismo, en tu experiencia inmediata? Compruébalo lentamente poniéndote tus gafas y viendo lo que les pasa a esas dos pequeñas "ventanas." Si no llevas gafas, hazte un par juntando tus pulgares con los dedos índices. Perfila con tus manos la extensión de esta enorme ventana - sin marcos, sin mancha, sin ningún observador que mire desde ella.

Señalando. Señala a tus pies, piernas, torso… Date cuenta de que estás señalando o apuntando a algo, y que este algo está a una distancia de tu dedo. Ahora apunta hacia tu "cara". Abandona memoria e imaginación, ¿qué es lo que estás señalando ahora? ¿A qué distancia está - estás tú - de ese dedo?

La línea-del-Cuello. Mira hacia nuestros cuerpos divinos, y echa un vistazo fuera a tu cuerpo terrenal, ahí abajo en tu cuerpo humano. Perfila con tu dedo la frontera de ese cuerpo, sobre la evidencia presente, el lugar donde se encuentra con tu Espacio.

Viajando. En bicicleta, conduciendo tu coche, caminando, mira si tú te estás moviendo en el mundo, o el mundo se está moviendo en ti.

Otros Sentidos. Observa qué le pasa a la comida que va a parar a los agujeros en la cabeza de la gente y lo que le pasa a la comida que realmente tiene sabor. Escucha al Silencio-que-eres, de donde ahora los sonidos surgen.

Pensamientos y Sentimientos. ¿Puedes encontrar pensamientos y sentimientos que no sean fugaces y que no pertenezcan al mundo de los objetos (extendiéndose desde tu cuerpo humano a tu cuerpo cósmico)? ¿Hay algo central y permanente salvo esta Conciencia, este sentido de Ser, o YO SOY? ¡TÚ ERES ESO!

Headless on Youtube
Click here for workshops with Richard Lang
Click here for details on the next Summer Gathering in the UK
Click here for information on online hangouts
Click here fora free e-course
The Youniverse Explorer is now available
Click here for our online shop
Click here to get the free Headless iPhone app
Click here for downloadable videos of Douglas Harding
Click here for the Latest News
Click here to Donate